Denuncias de Corrupción marzo 04 lunes

Fuente: Varias Fuentes, 04/03/2013 07:00 am


 

 

 

 

 


Noticias Económicas marzo 04, lunes

Clima nacional marzo 04, lunes

Noticias Internacionales marzo 04, lunes


Sucesos  nacionales marzo 04, lunes 

Caricaturas nacionales marzo 04, lunes

Denuncias de corrupción marzo 04, lunes


Tránsito febrero marzo 04, lunes


Si le interesa la información de ayer puede ingresar a: 
Noticias nacionales al instante marzo 01, viernes  

 

 

09:13 a.m.
Fuente: elPeriódico

AEAU desvió fondos de subsidio para la campaña electoral 2011
Un grupo de transportistas interpuso en 2012 una denuncia ante el Ministerio Público para que se investigue el uso que la Asociación le da a los Q1,566 que les descuentan por cada bus.

Alexis Batres abatres@elperiodico.com.gt

“Los Q100 tienen una justificación. Nosotros les prestamos viajes a los partidos políticos más que todo este año (2011). De los Q1,690 que te están hablando, ese es un dinero que está endosado por los buses que no trabajan. Lo que se debe de pagar exactamente es Q1,566 (por bus). ¿Saben que hay un estudio que dice que el 43 por ciento del transporte está circulando? Entonces lo que hicimos fue quitarnos fiscalización, que nos subieran el subsidio y un montón de cosas a cambio de que nosotros les íbamos a devolver una cuota de ese dinero”.
Las declaraciones anteriores corresponden a un audio supuestamente de Luis Alfonso Gómez, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses Urbanos (AEAU), el cual fue grabado por un grupo de transportistas que lo adjuntó como medio de prueba a una denuncia presentada, el 28 de mayo de 2012, ante el Ministerio Público (MP) contra la AEAU por el delito de extorsión por el cobro que consideran ilegal.

De acuerdo con la denuncia presentada ante el MP por un grupo 70 transportistas, estos acusan a la junta directiva de la AEAU de extorsión al señalar que les descuentan en efectivo Q1,566 de los Q7,193 que reciben por cada bus en concepto de subsidio al transporte público que otorga el Estado. Este dinero, aseguran los transportistas, se utiliza con fines políticos y carece de fiscalización por alguna entidad.

Según la Declaración Testimonial brindada por los transportistas ante la Fiscalía Distrital Metropolitana el 25 de junio de 2012 pasado y consignado en el expediente MP001/2012/71728, las AEAU les amenaza con no entregarles más el subsidio si no acceden a entregar dicha suma.

Una investigación de la organización no gubernamental Acción Ciudadana (AC) revela que en 2011 le fueron entregados a la AEAU un total de Q343 millones en concepto de subsidio al transporte público; de 2004 a 2012 los transportistas han recibido Q2.05 millardos en subsidio al consumo de combustible, pago de agentes de seguridad para que el costo del boleto se mantenga en Q1.

Si se considera que a cada transportista la AEAU le descuenta Q1,566 por cada bus de los Q7,193 que recibe del subsidio, y el parque de autobuses que circula en la ciudad capital asciende a 2 mil 929 vehículos, la AEAU se quedaría con unos Q54.9 millones de los Q343 millones desembolsados en 2011. En 2012 el Estado solo les canceló 6 meses de subsidio, un total de Q210 millones.

Otro fraude que revela la denuncia, es que, a pesar de que la AEAU recibe el subsidio del Estado por los 2 mil 929 autobuses, solo el 43 por ciento de estos circulan a diario por las calles de la ciudad, muchos de ellos se mantienen fuera de circulación por reparación o ya están inservibles.

“La gran debilidad de este sistema de transporte público es que no le pertenece al Estado pero funciona con recursos del mismo, no hay controles de cómo se distribuye el subsidio y no existe forma de verificar si la cantidad de buses (2 mil 929 buses reportados) realmente circulan en las calles”, comentó Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana.
Grabación y cobros son falsos asegura luis gómez

Consultado al respecto, Luis Gómez recalcó que la demanda y la inconformidad de los transportistas sobre el cobro adicional carecen de fundamento y no les da ningún crédito.
“No tenemos conocimiento de nada de eso (los descuentos) ni de grabación ni de nada. No cobramos nada, son puras cosas de esos tipos. La grabación ha de ser falsa porque esta gente es capaz de cualquier cosa”, comentó Gómez,

Sin embargo, al reiterarle que la grabación, según los transportistas, fue tomada en sus oficinas el 14 de septiembre de 2011, manifestó molesto: “Nosotros no tenemos nada que decir al respecto”.

Denuncia no avanza en el MP
Aníbal García, abogado de los transportistas inconformes, criticó al Ministerio Público (MP) ya que la demanda presentada en mayo del 2012 duerme el “sueño de los justos” debido a que la Fiscalía contra la Corrupción consignó en una carta con fecha del 8 de junio de 2012 que el trámite de la misma no procedía destacando que no existe afectación al erario nacional.

El expediente fue trasladado a la Fiscalía de Crimen Organizado, en la cual se concluyó en el oficio FCCO-496-2012-maf el 16 de agosto de 2012 que no existe delito de extorsión y fue enviado a la Unidad de Depuración del Crimen Organizado, donde se encuentra desde septiembre de 2012.

Consultado sobre la falta de seguimiento a la denuncia, Javier Monterroso, secretario privado del MP, dijo tener conocimiento del caso y ofreció que investigaría esta semana lo que ha pasado en las diferentes fiscalías a las que han trasladado el expediente y por qué no se ha investigado.

“Hay que revisar el caso para establecer qué está pasando”, concluyó Monterroso.




08:40 a.m.
Fuente: elPeriódico

¿Por qué Otto Perez y Baldetti le zafaron la alfombra a su protegido, amigo y financista, el Capitán Byron Lima Oliva?
Por: Jose Rubén Zamora/elPeriódico

“Es un hijo de p…, pero es nuestro hijo de p…”, le dijo el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, al delegado de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado.

JOSE RUBÉN ZAMORA / elPeriódico

“Es un hijo de p…, pero es nuestro hijo de p…”, le dijo el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, al delegado de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, que le había solicitado audiencia para advertirle sobre el riesgoso p
oder criminal que ejerce en Pavoncito el capitán Byron Lima, quien cumple desde el 2001 una condena por coautoría en el asesinato de monseñor Gerardi. Al escuchar al Ministro, el delegado de la Iglesia católica se despidió irónico: “Si Lima es el modelo de gestión de Pavoncito, mejor entréguele todas las cárceles, talvez él le arregla el problema”.

La frase del Ministro de Gobernación no es original, se le ha atribuido al presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, al referirse al dictador nicaragüense Anastasio Somoza García, y al secretario de Estado, Henry Kissinger, al explicar –cínicamente– por qué su gobierno, en contra de lo que decía el mundo, respaldaba al golpista Augusto Pinochet en Chile.

La aplicación de la frase parece válida, pues los dictadores latinoamericanos del siglo XX, hasta el final de la Guerra Fría, eran moldeados por el Pentágono, para hacer el trabajo sucio en sus países que incluía mantener a raya al comunismo, sin importar los medios.

Entre Lima y altos funcionarios del actual gobierno hay una vieja relación. Desde la Escuela Politécnica, Lima era pupilo del Ministro de Gobernación e incluso del presidente Otto Pérez, y cuaz (amigo) de campaña del alcalde de Mixco, Otto Pérez hijo, que también fue oficial. ¿Fueron lazos tan sólidos como para que el Gobierno considere a Lima “nuestro hijo de p…”?

Asumiendo que así es, ¿qué pasó el 15 de febrero cuando Lima fue recapturado, sorprendido en la calle sin permiso de juez, en lujosos vehículos blindados y con armas no autorizadas?
Cuando en 2001 Byron Lima fue sentenciado, junto a otros militares y especialistas implicados en el caso Gerardi, no se deprimió. Fue a la cárcel a mandar, y se impuso a sangre y fuego. Con su grupo entronizó una nueva autoridad, reprimiendo a quien
se les enfrentaba. Tuvieron algunas bajas, como su cuaz, el sargento Obdulio Villanueva que acabó decapitado.

Después de un altercado con las maras, con las que se disputaban el control del Preventivo de la zona 18, Villanueva les advirtió a los pandilleros: “no saben con quién se meten”. Ese mensaje dicho a un civil o a un policía era suficiente para apartarlo del camino. Pero el marero no tiene el background militar. Al día siguiente, los pandilleros, literalmente, usaron la cabeza de Villanueva como pelota en una chamusca en el patio del presidio.

Tampoco eso amilanó al capitán Lima y terminó controlándolo todo: Las visitas habituales del Preventivo recuerdan que cada semana llegaba al presidio un carro blindado de una empresa que custodia valores a recoger el costal con dinero de Lima. Lima era el dueño del lugar y cobraba tarifas de hotel 5 estrellas. Hasta las sillas donde se sentaban las visitas tenían un precio, no digamos el colchón, la televisión y otros pequeños privilegios de los reclusos.

El primer gran socio de Lima en la cárcel fue
Byron Linares Cordón, alias El Lugarteniente, con vínculos con el Cartel del Golfo, quien había sido capturado en agosto de 2004. Linares le explicó a Lima el negocio de la droga, le dio contactos y le puso retos: “Ejerce tu poder, que los cabrones sepan quién manda”. El capitán Lima aprendió rápido y fue creciendo en el negocio.

En marzo de 2010 elPeriódico publicó el diario del capitán Lima requisado en Pavoncito. Al estilo del capo del contrabando, Alfredo Moreno, llevaba un registro minucioso de gastos: pago de oficinas de Q64 mil 450, compra de inmuebles, joyas y carros, pagos de tarjetas de crédito y de seguridad. También revelaba sus nexos con Antonio Ezequiel Cárdenas, alias Tony Tormenta, el tercer mando del Cartel del Golfo, y con Daniel Rojas, alias El Cachetes, el administrador de los Zetas.

Incluía además, anotados de su puño y letra, una lista de gastos, como: “BMW 2009 US$40 mil, BMW 2002 US$16 mil, Nativa 2005 US$16 mil, Porsche 1985 US$8 mil, apartamento zona 18 US$40 mil, lote Torremolinos US$8 mil, terrenos zona 18 US$30 mil, salón de belleza zona 17 US$8 mil, restaurantes zona 1 US$10 mil, salón de belleza zona 10, US$70 mil, restaurante El Boquerón US$5 mil”.

¿Quién manejaba ese dinero fuera? Un buen día, Lima conoció a Alejandra, la joven y guapa hija del entonces jefe de compras de presidios, Samuel Reyes. Del amor pasaron a los negocios y ella se transformó en Gerente General de sus crecientes negocios y operadora política.

Lima no es solo un violento capo –“un sicópata”, lo llamó el exdirector de presidios, Eddy Morales– que somete a narcos y los extorsiona. Entiende también del manejo de medios y de política. Ha escrito con regularidad en El Metropolitano, del estimado colega Ramón Hernández, donde además publica sus fotos; financia anónimamente una revista mensual, y mantiene una vida social y diplomática activa. Por eso no extraña que cuando se acercaban las elecciones de 2011, en las que su exsuperior y protector cuando era Jefe del Estado Mayor Presidencial de Ramiro De León Carpio, se perfilaba como futuro Presidente, él se puso a las órdenes.

Lima hizo importantes contribuciones de campaña al PP. La maquila de reos que organizó en Pavoncito produjo intensivamente buena cantidad de camisetas, banderas y demás, y a la vez hacía aportes de varios millones de quetzales en efectivo. Todo, por medio de su joven novia Alejandra, a quien le celebró sus 25 años y con quien simuló una boda. Alejandra llevaba los aportes de campaña a los candidatos Otto Pérez y Roxana Baldetti, quienes no dudaban en tomarse cariñosas fotos con la joven empresaria.

Era tal la confianza, que Lima consiguió los pines de los ahora mandatarios y chateaba con ellos frecuentemente. Su poder creció inmensamente y comenzó a someter a oficiales antiguos. Era el rey de las cárceles y su poder no conocía límites. Las extorsiones subieron de monto y sus secuaces eran cada vez más brutales.

El encanto comenzó a desvanecerse cuando Lima acudió a los “presidentazos” y “ministeriazos”. Al menos tres veces la Policía detectó en los retenes vehículos con armas prohibidas, grandes cantidades de dinero en efectiv
o y armas de alto calibre. Los pilotos sospechosos les decían a los policías: “Espéreme tantito, que la autoridad le aclare que se trata de una operación especial”. Alejandra, la eficiente operadora de Lima, se encargaba de explicar a los jefes de policía que no había problema, que confirmaran con las autoridades de Gobernación y de la Presidencia. Y así libraba a los narcos.

La noche del sábado 16 de febrero, antes de que diera inicio la sesión que iba a conocer el caso de la recaptura de Lima, su hermano, Luis Alberto (quien fue asistente del diputado Estuardo Galdámez en la Junta Directiva del Congreso el año pasado) salió sonriente y satisfecho de la Sala de Audiencias. Los periodistas comentaron: “le llegó al precio al juez”. Minutos más tarde Lima quedó vinculado ligeramente, pero no aislado en una cárcel de máxima seguridad, donde hubiese perdido control de sus contactos y negocios criminales. El juez hizo recaer la responsabilidad sobre las autoridades de presidios. El capitán reafirmó que a pesar de la “traición” de sus mentores, todavía tenía poder.

Desde entonces se dedica a enviar mensajes. Hace llamadas a personajes políticos poderosos: “Alcalde, usted sabe que me tiene que ayudar…”, e inicia un goteo de filtración de fotos a los medios, desde la computadora de Alejandra. En las fotos aparece Alejandra con la cúpula presidencial. A otros les ha declarado la guerra, entre ellos al Ministro de Gobernación, a quien le “prometió” matarlo. Además culpó de su recaptura a los miembros de la ODHA y a la cúpula del MP, cuyo fiscal, Chapas, parece amedrentado.

El día que salió de la cárcel, sin orden de juez, Lima visitó a la novia, fue al médico, volvió con la novia a la zona 10, llevó a almorzar y a beber a las autoridades penitenciarias y en la tarde visitó una misteriosa finca en la ruta al Atlántico, que frecuenta cuando sale, eso es, en promedio, tres veces por semana. Nada fuera de la rutina.

Tras el incidente del 15 de febrero, varios militares lo respaldan y otros escriben a su favor. Exoficiales de línea dura –“pero no narcos”, aclaran– se están desmarcando del capitán. En la colonia Lourdes, donde vive el padre de Lima, el coronel Byron El Loco Lima Estrada, quien se vio beneficiado por una orden de redención de penas, ya no hay tantos carros ni simpatizantes como hasta hace dos semanas. “Calculo que el 75 por ciento de nuestra gente los aborrece”, comenta desde su mecedora un viejo coronel de la contrainsurgencia, que confiesa: “Maté en la guerra” y aclara con aire de desdén, “pero no fui corrupto, menos narco, como esos…”.

No cabe duda, que a Lima, tanto como a Guillermo Lozano, cuando se transformaron en una piedra en el zapato, les zafaron la alfombra.









La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo